Coronavirus: plan de inversión para los próximos meses

Objetivos distribución cartera 2020

Estas últimas semanas estoy recibiendo bastantes preguntas sobre qué voy a hacer con mis inversiones a raíz del coronavirus: ¿va a seguir cayendo la bolsa?, ¿van a quebrar las plataformas de crowdlending?, ¿paro las aportaciones periódicas?, ¿viene una crisis?, ¿nos vamos a extinguir?, etc.

El objetivo para 2020 es aprovechar las caídas para rebalancear la cartera y hacerla evolucionar hacia una cartera más sólida.

¿Y si cierra Mintos? Riesgos de invertir en crowdlending

Riesgos de invertir en crowdlending

En las últimas semanas la conversación en torno al crowdlending ha estado centrada en torno a cómo detectar y evitar estafas en este tipo de plataformas.

Mi intención con esta entrada no es profundizar en el tema sino centrarme en qué otros riesgos existen al invertir en crowdlending, incluso al invertir en las consideradas plataformas más seguras. Y para ello creo que lo mejor es hacer un repaso de las las plataformas fallidas y ver qué medidas tiene una plataforma como Mintos para mitigar estos riesgos. Vamos a ello.

Crowdequity: ¿cómo van mis primeras inversiones?

Mi portfolio crowdfunding

Una de las particularidades de mi cartera de inversión está en que invierto en empresas en fase de desarrollo a través de plataformas de crowdfunding como Crowdcube, Seedrs y The Crowd Angel. A día de hoy esta modalidad de inversión ya supone un 10% del total de mi cartera.

Mis primeras inversiones en 2017 fueron Loanbook, Destilería Santamanía y Chip. Las tres han seguido evoluciones completamente diferentes: Loanbook está en proceso de cierre, Santamanía no termina de despegar y Chip ha realizado varias rondas de financiación posteriores multiplicando mi inversión inicial varias veces.

Mintos: ¿En qué originadores invierto?

Mi selección de originadores en mintos

El peso de mintos en mi cartera de inversión es elevado, por lo que la mayor parte de mi cartera en mintos está en los originadores que considero más seguros. Actualmente tengo limitado el peso por originador a un máximo de un 9% del total de la cartera. De esta forma, aunque caiga un originador de los que considero más seguros, perdería menos de la rentabilidad de un año.