Mi cartera: actualización junio 2020

Rentabilidad bruta de la cartera. Junio 2020

Durante el segundo trimestre de 2020 he obtenido una rentabilidad de 6.2% gracias a la revalorización de una start-up (crowdequity) y a la recuperación de la renta variable. El rebalanceo de la cartera que he realizado durante estos meses me ha permitido recuperar la rentabilidad negativa del primer semestre y tener una rentabilidad de un 4.9% en lo que llevamos de 2020.

Durante este trimestre he establecido criterios para realizar provisiones en los préstamos de crowdlending y no acumular así los retrasos eternamente. Esto ha hecho que la rentabilidad en los préstamos a empresas (P2B) sea negativa en lo que va de año y la rentabilidad anualizada desde inicio baje a un 2.3%.

Mi cartera: actualización mayo 2020

Rentabilidad de la cartera. Mayo 2020

Parece que poco a poco el optimismo va volviendo a los mercados, por lo que mayo ha sido un mes positivo y con pocos contratiempos. Y esto es justamente lo que más me preocupa ahora. De nuevo, igual que pasó en marzo cuando vivimos caídas históricas, vuelve a ser muy importante no tomar decisiones precipitadas basadas en nuestro estado anímico ya que la realidad tiende a ser cruel y más pronto que tarde lo acabaríamos pagando caro.

Durante mayo he simplificado mi estructura de fondos saliendo de Finanbest para centrarme en la autogestión a través de MyInvestor y he establecido un criterio para considerar como pérdida los préstamos de P2B que acumulaban mucho retraso. Por ello, la rentabilidad de los fondos indexados se ha visto afectada negativamente al estar varios días fuera del mercado mientras se realizaba el traspaso y he reducido considerablemente la rentabilidad del crowdlending P2B al dar por pérdida casi toda la cartera pendiente de Loanbook.

Mi cartera: actualización marzo 2020

Rentabilidad de mi cartera. Marzo 2020

Durante este primer trimestre he obtenido una rentabilidad de -1,1%. La rentabilidad este trimestre se ha visto lastrada por las fuertes caídas en los mercados de renta variable desde los máximos de febrero. Aunque mi cartera de fondos ha caído un 15%, la rentabilidad no ha sido tan negativa gracias a la estrategia de aumentar liquidez y sobreponderar el peso del crowdlending en el corto plazo.

Además, la caída en los mercados ha sido cercana a un 25% y mi cartera de fondos ha caído únicamente un 15%. Esto ha sido gracias a las subidas que se han producido en los últimas días y que han revalorizado también las aportaciones realizadas para rebalancear la cartera. El resto de activos se han comportado en su línea habitual.